La senadora del Distrito Nacional, Faride Raful, re­nunció ayer a los fondos de gestión provincial sena­torial, conocidos popular­mente como el ‘barrilito’, el cual había anunciado que “redirigiría” para una ofici­na técnica legislativa.

Raful argumentó que “luego de escuchar la opi­nión de diversos sectores de nuestra sociedad” deci­dió eliminar el uso de estos fondos, y dijo que presen­tará en las próximas sema­nas un anteproyecto que “garantice la desaparición de esta práctica de manera institucional”.

“El barrilito es una dis­torsión del sistema. Siem­pre hemos mantenido esa crítica debido a su uso dis­crecional, clientelar y apar­tado de las funciones del legislador”, expresó.

Dijo que por esta razón dispuso que estos fondos sirvieran para crear una oficina técnico legislativa, para mejorar sus tareas se­natoriales de legislar, fisca­lizar y representar. Asegu­ró que buscará la forma de mantener esa oficina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *