Un juez de la Oficina de Servicios de Atención permanente del distrito judicial de Santiago impuso tres meses de prisión preventiva, como medida de coerción, a un hombre acusado de paralizar las operaciones del Aeropuerto Internacional del Cibao con una falsa alarma de bomba.

El tribunal envió a Jorge Rafael Hernández Almonte al Centro de Corrección y Rehabilitación San Felipe de Puerto Plata.

Hernández Almonte es acusado de terrorismo, así como de “violencia de género agravada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *