Omar García Harfuch, secretario de Seguridad Pública de Ciudad de México a quien decenas de pistoleros intentaron matar este viernes con armas de grueso calibre en plena capital, ha sido pieza clave en la captura de varios narcotraficantes.

De 38 años y abogado de profesión, García Harfuch es un especialista en seguridad que ha realizado pasantías en la universidad de Havard, la policía federal (FBI) y la agencia antidrogas (DEA) de Estados Unidos.
Es hijo de la actriz y cantante María Sorté y de Javier García Paniagua, quien fue director de la desaparecida dirección federal de seguridad, señalada como responsable de la denominada «guerra sucia» contra simpatizantes de la izquierda mexicana en las décadas de 1970 y 1980.

De 2016 a 2019, fue jefe de la desaparecida agencia de investigación criminal (ACI) de la fiscalía general y cumplió un rol fundamental en operaciones para detener a cabecillas del crimen organizado.
Cazador de capos
Desde el hospital donde se recupera de tres balazos y heridas de esquirlas, no dudó en culpar al Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) del atentado en el que murieron dos de sus escoltas y una transeúnte.

«Nuestra Nación tiene que continuar haciéndole frente a la cobarde delincuencia organizada. Continuaremos trabajando», escribió en Twitter. Especialistas consideran al CJNG como la organización criminal más sanguinaria del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *