La jueza Jissel Naranjo, una de las tres magistradas del tribunal que conoce el proceso judicial por los US$92 millones de los sobornos de Odebrecht, ha sido diagnosticada con COVID-19, razón por la cual el juicio no pudo reanudarse este lunes como estaba previsto.

Esta sería la tercera ocasión en la que el juicio se suspende debido a la situación de la magistrada que conoce el caso junto a la magistrada Tania Yunes y la presidenta Gissell Méndez, quien fijó la continuación del proceso para el 8 de julio del presente año.

Se recuerda que el artículo 315 del Código Procesal Penal establece que el juicio se conoce con la presencia ininterrumpida de los jueces y las partes. Por lo tanto, la suspensión del juicio se impone a fin de que la magistrada Jissel Naranjo pueda integrarse al tribunal para la reanudación formal del proceso.

Cuando se reanude el juicio, le tocará al imputado Conrado Pittaluga Arzeno presentar sus pruebas en busca de un descargo de la acusación por los $92 millones de dólares por los sobornos de Odebrecht.

Además de las pruebas documentales, Conrado Pittaluga tiene previsto presentar cuatro testigos, entre ellos José Daniel de Jesús Ariza, Dane Hamilton (nacional de Antigua), Heromi Castro Milanés, quien fue coordinador general de Participación Ciudadana, y Franco Rojas Sagárnaga (extranjero).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *