Un enorme refrigerador ubicado junto a uno de los accesos al Hospital Luis Eduardo Aybar de Santo Domingo hace de morgue para los fallecidos por covid-19, a plena vista de los pacientes que llegan al centro hospitalario y de los familiares que esperan noticias de los enfermos.

En pleno repunte de los contagios y los decesos, Efe pudo comprobar este jueves como, en un espacio de dos horas, personal del centro sacó cinco féretros del frigorífico, que se encuentra entre el acceso al área de triaje de las emergencias y la entrada al área covid-19 de este establecimiento, para cargarlos en carros fúnebres.

El emplazamiento de la nevera de tipo industrial donde descansan los cuerpos permite a los allegados de los pacientes internados en el Aybar ver el trasiego de cadáveres mientras esperan noticias del estado de sus parientes allí ingresados. Cuando se van a llevar un cuerpo, algunos salen a mirar para matar el tiempo curioseando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *